PERDIÓ UN PAÍS

Mattew Bello Garrido (@mbellog)

brasil

Brasil termino humillada ante una muy poderosa Alemania.

Sirvan las advertencias para entender la realidad, afrontarla e intentar llevarla lo mejor posible. Brasil hizo todo lo contrario, y cuando me refiero a Brasil no hablo de la selección que en la semifinal de su Mundial salió humillada por 7-1 ante una Alemania a la que llamarla poderosa suena a redundancia; sino a un país que asumió con hidalguía una empresa para la que nunca estaría preparada.

Sea la FIFA, la prensa, los turistas y por supuesto, sus propios habitantes, las advertencias se dieron. Protestas lógicas por la injusticia social, gasto exagerado, retraso en las obras, entre otros, se sumaron al pobre desempeño de una selección mediocre, que contaba con algunas individualidades brillantes, pero que nunca tuvo brillo y recibió el castigo posiblemente más duro.

Ni con ayudas arbitrales o con el propio Neymar en cancha, esta Brasil habría cambiado su ineluctable destino: salir goleado por una escuadra verdaderamente efectiva. Los demás adjetivos sobran para describir a la ‘Mannshaft’, que salió a buscar su boleto a la final sin pensar en golear, solo lo hizo y ya.

En medio de la goleada histórica, se dio otro momento glorioso: el tanto 16 de Miroslav Klose, quien sin acaparar los flashes de las cámaras se convirtió en el máximo anotador histórico de los Mundiales. Ese es un hecho que no se olvidará, pero que siempre estará conectado a la paliza que su país le brindó a Brasil en casa.

klose 2

Klose se convirtio en el goleador historico de los Mundiales.

Humillación, vergüenza; cualquiera de los epítetos posibles no podrá borrar la desilusión de un pueblo que mantenía las esperanzas del título, porque en medio de los problemas y de la precariedad social y futbolística, había aún quien lo creía posible, lo cual es peor.

Brasil (el país y la selección) intentaron capear el temporal haciendo todo lo contrario: taparon protestas, maquillaron miserias, inflaron el ego y hasta compraron conciencias, lo cual salió más caro aún que una pronta eliminación. Hoy el ‘Maracanazo’ queda lejos y sabe a poco, porque la inversión es demasiada y el rédito poco.

La reinvención debe venir, para que Brasil vuelva a regalarle al mundo su tradicional ‘jogo bonito’, ese que hoy nos dan los alemanes. A ellos felicidades, y a ver si Holanda o Argentina se atreven a ponerle cara en la final. Hasta la próxima.

Advertisements

One comment

  1. thea646 · · Reply

    Reblogged this on keyoupcb and commented:
    our best lover-Klose
    hi,this is Thea from keyoucircuit (www.keyoucircuit.com)
    Mail:thea@keyoupcb.com
    Skype:thea.keyou

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: