DE NOSTALGIA Y TEMOR

«Tengo miedo del encuentro con el pasado

que vuelve a enfrentarse con mi vida…»

Carlos Gardel

 

 

Miedo. Son ya más de 3 los años sin volver a pisar mi país y confieso que es cada vez mayor el temor a que ese período se extienda. Yo quiero volver no ‘con la frente marchita’ como decía Gardel, sino mucho antes, con la esperanza de que los desmanes cometidos se empiecen a reparar de inmediato y, al momento del retiro, el Caribe nos reciba con calma.

Pero el miedo no es solo al paso del tiempo, sino a las circunstancias que podría encontrar: a la carencia, al irrespeto, a la ‘cárcel’ que se han vuelto las casas, a la incorrección mental que muchos se acostumbraron. Ese terror es mucho peor porque es una condena a la mediocridad.

Temo no encontrar a tantos que crecieron conmigo, que me apoyaron y ayudaron, y que como yo debieron emigrar en busca de un país decente. Más que a la distancia, temo a la ley de vida que me quitará a los seres queridos antes que los pueda ver de nuevo.

Sufro por mi identidad, por sentirme a veces desubicado o aturdido. Más que un ciudadano del mundo, un paria, sin país, sin origen, porque es tanto lo que ha mutado Venezuela, que ese lugar donde crecí es solo un pedazo de tierra sin recuerdos de nobleza y dignidad.

 

 

Periodista. Por estos días celebran en Venezuela el Día del Periodista; tuve que hacer esfuerzos para recordar, con sonrisa incluida, los gratos momentos que esta profesión me dejó. Es que, en medio de mis nostalgias, la formación y dedicación hacia lo que ‘El Gabo’ denominó “El mejor oficio del mundo” parece distante, un vago recuerdo de mi trayectoria entre cámaras de televisión y estadios de fútbol. Sin embargo, no dejo de celebrar por mis colegas, los que persisten, los que intentan hacer periodismo de calidad en medio de censuras, acosos y persecuciones típicas de mercaderes de la comunicación y dictaduras bananeras como la nuestra.

 

Indolencia. Son muchos y muy seguidos los casos en que miembros afectos a facciones terroristas están intentando crear pánico en la sociedad europea a través de ataques terroristas, algunos individuales, otros masivos; pero siempre con modus operandi particulares y hasta ingeniosos, con tal de despistar a las autoridades. Cuan lamentable que estas personas no se integraran, cuan lamentable que los esfuerzos de los gobiernos hayan sido insuficientes y peor aún, que los habitantes en general hayan sido indolentes ante las injusticias que nos llevaron a la radicalización de estos terroristas.

 

El VAR necesita tiempo para su ajuste definitivo. REUTERS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tecnología y su buen uso. Son innumerables las peticiones que se hicieron desde todas partes del mundo para que se usara el vídeo en ciertas jugadas polémicas durante los partidos de fútbol que, producto de la rapidez, no eran fácilmente percibidas por los árbitros, creando suspicacias y hasta injusticias claras en el resultado final. Ahora, cuando finalmente la FIFA accedió y el video es parte de la dinámica, las quejas vienen su empleo (lentitud, omisión, abuso, etc.). Al ser un sistema nuevo, se debe permitir el ajuste, el error, el equilibrio que logre que a futuro sea una herramienta confiable y definitiva para mitigar las equivocaciones arbitrales. Balance: ni el error ni la perfección pueden ser parte del fútbol. Hasta la próxima.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: