LA PROCESIÓN VA POR DENTRO

“Si mi querencia es el monte y la flor de araguaney
cómo no quieres que tenga tantas ganas de volver”.
Simón Díaz

 

Luto. El fraude concretado por los bandidos del desgobierno de Nicolás Maduro, creando una estafa constituyente, representa el fin de la Quinta República, de aquella que Chávez le vendió a un pueblo esperanzado en el cambio, y que el propio difunto expresidente dilapidó a punta de soberbia y mala gestión.

Sus “herederos” le dieron este 30 de julio un zarpazo, un tiro de gracia que, -en buena medida confirma lo poco importante que fue Chávez, una mancha en la historia republicana de Venezuela-, y que por otro lado es la consecución de un gobierno de facto, esos que Suramérica había dejado atrás hace algún tiempo.

Hoy lloramos, no porque haya muerto la Constitución de Chávez, sino porque han muerto las esperanzas de millones de venezolanos. Los que están dentro sienten que les ha caído una condena sin juicio previo y los que estamos afuera vemos la posibilidad del regreso cómo una quimera. Las lágrimas están a flor de piel; la tristeza y la rabia son impotencia y aunque toque disimular y seguir.

 

 

Inoperante. La oposición, esa que ganó con amplia mayoría la Asamblea Nacional, esa a la que en la Consulta más de 7.5 millones de venezolanos le autorizamos a formar un nuevo gobierno, ilusionó a más de uno y nos defraudó a casi todos. Aún a sabiendas que es un enfrentamiento de David contra Goliat, la actitud “excesivamente cívica y democrática” poco ha ayudado para derrotar al gigante que representa el desgobierno de Maduro.

Su posición limitada y a veces acomodada no se corresponde con los movimientos adversarios de otros países que sí han sido capaces de sacar a regímenes totalitarios. No decimos con ello que la violencia sea la solución, pero tampoco podemos esperar a poner siempre la otra mejilla mientras asesinan vilmente a la gente por protestar o porque faltan comida y/o alimentos.

Lamentablemente a muchos de estos líderes les quedó grande el puesto y se quedaron en más parafernalia y discurso que en acciones concretas. La rebelión paralela, esa llamada “resistencia” les pasará por encima y, cuando ello suceda, su liderazgo será cosa del pasado.

 

Forajido. A un régimen tan bandido e inútil como el de Maduro le caben los peores epítetos posibles; sin embargo, he escogido el de forajido porque encaja perfectamente para etiquetar todos los vicios que un desgobierno como el suyo representa.

A pesar de todo el poder que ostentan son ineficientes en su uso, ineficaces en la aplicación de políticas públicas decentes, incapaces de aglutinar sin amenazas o retórica a una masa homogénea de pueblo, ladrones al robarse no solo millones y millones del erario público sino además las ilusiones de un gentilicio noble, traficantes al ser parte de una trama mundial que involucra drogas, terrorismo y trata de personas, cínicos al escudarse en argumentos caducos como el imperialismo y la lucha de clases, indolentes al no pensar nunca en el sufrimiento que pasan millones a causa de su inoperancia.

 

 

CarnetdeMaduro

Tal y como su gestión, el carnet de la Patria de Maduro fue ‘anulado’ para la votación de la ANC.

Otra vía. Son tantos los problemas que atraviesa Venezuela por culpa de ambos bandos, que si bien nunca será tarde para levantar el país, mientras más corra el reloj en medio de su disputa, más tiempo se necesitará para volver a ser un poquito de lo que antes éramos. Una tercera vía, sin oportunismos ni malos egos se hace necesaria. Esperamos vivir lo suficiente para verlo, mientras tanto, la procesión va por dentro.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: